¿TENER SUERTE ES UN OBJETIVO?… (por Rayko Lorenzo Martín)

keep-calm-and-buena-suerte-3El padre de la bomba atómica, J. Robert Oppenheimer dijo que “nuestra suerte no se halla fuera de nosotros, sino en nosotros mismos y en nuestra voluntad” (algo bueno tuvo que hacer). No me quedo con su invento sino con su frase.

En ciertas ocasiones viene dada, pero ésta última es una suerte vacía, sin esfuerzo, vaga y débil. Cuanto más nos esforcemos en hacer las cosas bien, desde dentro, de una manera continua y motivada, mayores serán las posibilidades de encontrarla.

“La suerte hay que buscarla, seguirla… incluso perseguirla, pero no a cualquier precio, ya te darás cuenta”

En la actualidad tenemos la tendencia de pregonar la famosa frase “qué mala suerte tengo”, sin ver realmente donde está el límite en que podemos llamarlo suerte o resultado. Es fácil decir qué mala suerte tengo si solo he lanzado la “carnada” a la mar 2 minutos, y la recojo en el minuto 3 sin pez alguno.  Hay que luchar para alcanzarla. No debe ser el objetivo, pero si llega, será fruto del trabajo y tesón del mismo.

La suerte no es única, ni exclusiva, ni permanente… por eso me gusta muy poco; los objetivos que te marques en tu vida si que deben ser genuinos y de tal grado de permanencia, que te permitan llegar a alcanzarlos. Es por ello que, como decía antes, no debe ser el objetivo.

“Hay que estar más pendientes de trabajar por alcanzar tus objetivos, que de encontrar la suerte que te conduzca a ellos”

Ahora bien, ¿somos conscientes de la suerte que tenemos? ¿Por qué no llamamos suerte a estar rodeados de personas que nos quieren? ¿Por qué no decimos que tenemos suerte si contamos con salud de roble? ¿Por qué no alegamos que suerte tenemos por poder comer tres veces al día?… ¿sigo?… normalmente esto “viene de fábrica”, y no le damos el valor que realmente tiene.

Nos encontramos en momentos en los que la suerte, más que nunca, está escondida. Está esperando a que la encuentres y “juegues” con ella. Está sigilosamente agazapada cual depredador en la sabana africana. Pero no olvides que la suerte no es humana y tú si. La suerte no tiene memoria, ni inteligencia, ni piernas, ni ojos… Aunque tampoco tiene algo que tú normalmente posees en exceso, el miedo

“Si no encuentras o no te llega la suerte, ignórala y trabaja. Tú eres más fuerte que ella”

Quizás ignorándola aparezca, tal vez trabajando duro te llegue, a lo mejor con tesón haga acto de presencia… Demasiada incertidumbre para valorarla como un objetivo.

articulo suerte protocolo granada

Estoy convencido de que la buena o mala suerte es el resultado de nuestra actitud hacia la vida y de nuestras conductas; en definitiva, de nuestro modo de ser. Es más sencillo y menos duro culpar a la mala suerte de tus resultados, ésta no te puede increpar, denunciar o escupir… Pero te estás engañando a ti mism@ y personalmente, prefiero que me escupan. Hay quien dice que normalmente las personas que tienen mala suerte, son personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas… yo lo digo al contrario (y creo no equivocarme): “las personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas,… son las que tienen mala suerte”. No es lo mismo.

Levántate cada día, y antes de ponerte el traje de la motivación, reconoce la suerte que tienes (dada o buscada), y no tengas miedo a luchar por tus sueños, con suerte o sin ella, los lograrás.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Director Comunicación y Marketing Grupo ABBANTA
www.raykolorenzo.wordpress.com
https://twitter.com/raykolorenzo
https://www.facebook.com/RaykoLorenzoProfesional

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.